Blog Terapeutico

El champiñón reduce las necesidades de Insulina

Los champiñones son las setas u hongos más apreciados por su grato sabor y su inconfundible aspecto blanquecino. Su uso culinario data data del siglo XX, cuando empezó a consumirse en la capital de Francia (de ahí su nombre de seta de París).

Propiedades e indicaciones: Contienen un 2.1% de proteínas bastante completas, aproximadamente las mismas que la patata, pero menos de la tercera parte de sus calorías (25 kcal/100 g). Sin embargo, los champiñones fritos aumentan mucho en su contenido calórico.

Como todas las setas, es de digestión pesada, debido a la quitina que contiene y a las características de sus proteínas, ricas en ácidos nucléicos. No es recomendable para quienes padecen de gota.

Son bastante ricos en vitaminas B1, B2, niacina y folatos, así como en los minerales potasio, fósforo y hierro, y en oligoelementos. Sin embargo, son pobres en vitamina C y en calcio, y apenas contienen provitamina A ni vitamina E.

Es particularmente útil en dietoterapia por su acción antidiabética. A ello contribuye su escaso aporte en hidratos de carbono (3.45%), así como su relativa riqueza en proteínas y vitaminas del grupo B.

Reduce las necesidades de insulina Se ha demostrado que el consumo de champiñones por diabéticos hace que necesiten menos dosis de insulina para regular su nivel de glucosa en la sangre,. Además de los diabéticos, pueden consumirlo los obesos por su acción saciante y su escaso aporte calórico, siempre que no sean fritos o cocinados con aceite.

Comentarios

  • Escriba una respuesta o comentario

    Por si acaso, tu email no se mostrará ;)